Entrevistas

Entrevistas

Youtube

Entrevistas

Podcast

Afición

Entrevistas

Narraciones

Entrevistas

Reportajes

Radar Amarillo

radar1

Bajo el sol de Butarque, el Club Deportivo Leganés y la Unión Deportiva Las Palmas vivieron un debut liguero atípico, extraño, desangelado. Un estreno deportivo en donde El Nuevo Insular, también, debía estar …

Así narró El Nuevo Insular el UDLP VS CD Castellón. Un 2-1 que certificó el buen momento de los de Pepe Mel, plantel que lleva nada más …

La voz de Tonio Rodríguez y la varita mágica de David Conde regresaron para traer la segunda victoria de los chicos de Pepe Mel en la presente …

Amarillo y azul son colores que simbolizan la unión de Gran Canaria. Miembros inalienables de la bandera canaria, esos colores representan muchas cosas para los grancanarios. Especialmente sentimientos de orgullo de esta tierra, la belleza de sus paisajes naturales y el mar, sempiterno compañero de viaje allá a donde vayamos. Sin embargo, esos colores no son solo exclusivos de Gran Canaria y, de alguna manera, simbolizan algo parecido en otras partes o lugares de Europa (también del mundo).

Aprovechando esto, El Nuevo Insular sintoniza su antena parabólica, apunta  y pone la vista lejos de esta maravillosa isla para fijarse, ver más allá que lo que nuestros ojos alcanzan a ver. El conocimiento no se discute y, en el mundo del fútbol, eso se convierte también curiosidad por descubrir otras tierras y una pasión compartida. A lo largo de los capítulos de este serial iremos recorriendo, de momento, toda Europa, tanto en las ligas más importantes, como en otras con menos difusión, clubes de diferentes países que usan el color amarillo y azul, azul y amarillo (da igual el orden) para intentar hacer ver que el fútbol no entiende de fronteras y que nos une una misma cosa: la pasión.

Capítulo I: Eintracht Braunschweig (2. Liga/ Alemania)

Braunschweig (Brunswick, en castellano) es una ciudad con una historia prolífica en cuanto a sucesos. Situada en el centro-norte alemán, esta urbe es la segunda en número de habitantes del estado federal alemán de Baja Sajonia (Niedersachsen en alemán). Su toponimia indica que es un cruce de caminos y, al menos en cuanto a sus ríos se refiere, terminan conectando con otros que desembocan en el norte y noroeste del país. Prácticamente destruida, al menos en lo que a su casco histórico se refiere, durante la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día se trata de lugar moderno, con industria y con tejido industrial (como siempre tuvo) pero adaptada, obviamente a los nuevos tiempos. Un ejemplo de esto es la Universidad de Brunswick, conocida por ser una de las que más dinero se in invierte en investigación y desarrollo.

Fuente: hoewenstadt.braunschweig.de

Si a este lugar se le recuerda por ser un cruce de caminos, su equipo profesional de fútbol no puede irle a la zaga. Actualmente ha ascendido a la segunda división, después de descender a tercera división hace un par de temporadas. Sin embargo, el Eintracht Braunschweig es un equipo histórico en la Bundesliga, especialmente en la década de los sesenta y en los setenta, lo que traza un curioso camino paralelo con la Unión Deportiva.  Al menos esto lo que confirman varios sucesos acaecidos desde 1949, año de fundación de nuestro equipo; este fue el año en que el Eintracht Braunscweig se estableció con su nombre oficial actual: Braunschweiger Turn- und Sportverein Eintracht von 1895 e.V. Aunque previamente ya había sido importante dentro del fútbol alemán en las primeras cuatro décadas de vida desde que se constituyó la federación. Fue uno de los equipos fundadores de lo que hoy se conoce como DFB (Deutscher Fußball Bund), o Federación Alemana de Fútbol, además de contribuir decisivamente con jugadores a la selección, era un equipo habitual del playoff y que ganaba, con asiduidad, las ligas regionales del norte en esa etapa. Fue más tarde donde alcanzaría lo más cerca que estaría hasta entonces de un titulo de liga: el subcampeonato frente al Dresdner SC.

En el periodo de posguerra, el club estableció nuevo nombre y se integró igual de bien dentro de las Oberliga hasta l fundación, en 1963, de la nueva competición de la República Federal de Alemania: la Bundesliga. Fue parte integrante de la misma y, aunque sus primeras temporadas fueron discretas, a mediados de 1967 se proclamarían campeones de la ensaladera. Al año siguiente jugó la Copa de Europa, alcanzando los ¼ de final, cayendo eliminados ante la Juventus. Acumula 22 temporadas en la máxima categoría debido, principalmente, a que no fueron lo suficientemente competitivos, bajando a la tercera categoría del fútbol alemán. Descensos repentinos, a caballo entre la segunda y la tercera división incluso después de la reunificación del país y de las ligas en 1991. Hace siete años retornaron, volviendo a descender, ahora a la 3. Liga, alcanzando el ascenso tras ser subcampeones de la categoría (el filial del Bayern fue 1º). En la Copa Nacional no han tenido éxito, y solo han participado cuatro veces (3 en la Copa de la UEFA), cayendo en segunda o tercera ronda en dichas participaciones. No es exactamente igual, pero sí parecido con el desarrollo de la UD en esas épocas. Donde fueron subcampeones de Liga y de Copa, solo superados por Real Madrid o Barcelona.

Sin embargo, y al margen de los colores (que no dejan de ser los del antiguo ducado de Sajonia), sí que le acompañó la tragedia. En el caso de Tonono y Guedes fue por enfermedad…pero en el caso del Eintracht Braunschweig fue por un accidente primero…y un asesinato después. Gustav Fährland era un portero seguro y confiable. Ese día, un envío cruzado al que no llega un delantero del Werder Bremen choca con el portero del Eintracht. Cae desplomado y agónico sobre el piso. Apenas se mueve. Dos días después fallecía víctima de ese choque y caída.  El caso de Lutz Eigendorf, por otro lado, fue paradigmático de cómo la Stasi no perdonaba a los “traidores a la patria socialista”, como fue el caso del que llamaban “el Beckenbauer del este” quien, aprovechando que el Dínamo Berlín jugaba un partido en la RFA, emigró dejándolo todo atrás. Años más tarde, agentes de la Stasi manipularon los frenos de su Alfa Romeo, provocando un accidente fatal en 1983. Tras la caída de la RDA y la recopilación de evidencias en un reportaje periodístico, se esclareció todo…aunque siguieran sin reconocer dicho incidente (ya en el siglo XXI).

Fuente: proclick.de

Por otro lado, el Eintracht es conocido, también en Alemania, por ser el primero que se saltó la normativa de poner publicidad en la camiseta. Jägermeister patrocinó al club en 1972 e hizo cambiar su escudo durante unos 13-14 años. Fue cuando la federación permitió que los clubes tuvieran patrocinadores en sus camisetas. Su estadio, llamado Eintracht-Stadion, es uno de los pocos estadios en Alemania que cuenta con pinta de atletismo, dando a entender que es un club polideportivo que no se separó nunca de las otras secciones, como sí pasaran con otros clubes alemanes de la época en la que se fundaron (entre finales del siglo XIX y principios del XX). Aparte de para atletismo, el estadio también es usado por los New Yorker Lions de Fútbol americano en Alemania. Aunque, históricamente, al club también se le conocen éxitos en natación, hockey hierba y el propio club de natación que, junto a otras secciones, conforman uno de los clubes polideportivos más conocidos del país. Dicho estadio tiene caàcodad para algo más de 24.000 espectadores, aunque, décadas atrás, llegaron a caber hasta 38.000 personas. Singulares récords rodean al club, como no ver una tarjeta roja durante diez años en competición oficial, descender de categoría (por primera y única vez) con  diferencia de goles positiva, o conseguir ser de los equipos menos goleados de la historia de la Bundesliga,, lo que le sirvió para ganar su única ensaladera en el segundo lustro de la década de los sesenta.

Con todos estos datos podemos decir, sin temor a equivocarnos, que es uno de los clubes más recordados en la Alemania Occidental…y con los mismos colores que la UD. En el este alemán existe otro club también con nuestros mismos colores. Esa es, sin embargo, otra historia que ya contaremos.

Suscríbete